jueves, 21 de febrero de 2013


DIVINO ORÍGEN DE LAS DIVINAS BALANZAS SOLARES; COMO SUCEDIÓ EL PRINCIPIO DEL PENSAR HUMANO; LA CAUSA DE SU PROPIA FORMA; FORMA QUE TENDRÁ EN EL FUTURO.-

Sí hijito; te explicaré el divino orígen de toda justicia; la divina justicia nace en el mismo instante en que son creados los planetas y soles; cuando los soles están creando las futuras chispitas de los futuros planetas, ya está en ella la justicia; todo está en invisible gérmen; allí están todos los destinos que la habitarán; es decir que exsiste ajetreo en lo invisible y en lo visible; lo invisible es materia; otras criaturas pululan en la dimensión de lo invisible; ellas viven como vosotros vivís en lo visible; lo de arriba es igual a lo de abajo; estas criaturas también sienten atracción novedosa hacia lo invisible; tal como lo sentís vosotros; la diferencia entre ustedes y ellas, es la misma diferencia que exsiste en la Tierra; que siendo diferentes por muchas cosas, sóis seres humanos; sóis seres de una misma carne; igual ocurre en lo invisible; estas criaturas están cerca de vosotros; y pasan también pruebas; tienen infinitas leyes que cumplir; dentro de su propio mundo; ellas también poseen cuerpo de carne; pero su carne no es la misma carne humana; la carne de estos seres es expansiva; y brillan; es el conocimiento hecho carne; poseen y lo sienten, sus propias eternidades; tienen recuerdo de todas sus exsistencias pasadas; y sacan conclusiones de ella; saben que viven la vida eterna; saben que pueden ser llamados en cualquier instante; para aprender una nueva forma de vida en algún remoto planeta; muchos piden volver a la vida de los mundos; otros prefieren quedarse; poseen en otras palabras, lo que vosotros poseéis; tienen libre albedrío; y hacen también, divinos planes de progreso; estas criaturas saben porque lo ven, que el universo es infinito; saben que todo mandato viene del divino Padre eterno; saben en infinitos grados, lo que ocurre en lejanos y colosales soles; ellas ven escenas divinas; que vosotros no véis; pues pedísteis una vida con cierto olvido de vuestro orígen; y os fué concedido; y multitudes de estas criaturas, pedirán eternidades más adelante, la prueba de la vida humana; pedirán lo que vosotros pedísteis; pedirán conocer un planeta llamado Tierra; pedirán nuevas experiencias; pues sienten un deseo irresistible de tener mayor conocimiento; saben que sólo la ilustración, los hace llegar donde mora el divino Padre; saben que para ser grandes como los soles, deben aprender más; deben volver a nacer de nuevo a la vida; reciben toda clase de ayuda divina para lograr lo que desean; entre el infinito conocimiento que reciben, está la divina justicia; están las divinas balanzas solares; conocidas en todo el universo.-




Sí hijito; las divinas balanzas tienen todas las formas imaginables; cada espíritu es su propio constructor; cada uno se hace su propio cielo; el conocimiento adquirido en la vida de los planetas, se materializa en el Reino de los Cielos; éste adquiere la forma de la misma individualidad que tuvo ó tiene el espíritu; es allí donde la individualidad reconoce a la individualidad; es allí donde se levanta el velo del pasado espíritual; es allí donde los espíritus de todos los mundos, reconocen el lugar de donde salieron; es allí donde todos sin excepción alguna, recuerdan con lástima y hasta con verguenza, las modas y costumbres de un lejano planeta; y ven que estuvieron en un puntito flotando en el espacio; ese puntito se llamaba planeta Tierra; y sólo tienen el recuerdo de él; y sólo les queda en la mente, no volver más a él; las ingratitudes y la explotación humana, hacen que el lejano planeta sea mirado, como un planeta-infierno de cierta categoría; y esta impresión se debe a un grupo de ambiciosos, que creó una injusta filosofía llamada riqueza; producto de sus propias ambiciones; las ansias de dominar a los demás; ignorando incluso mis divinos Mandamientos; y ten la seguridad hijito, que si en la Tierra no hubiesen nacido, estos demonios, la Tierra sería un paraíso; no estaría dividida la humanidad en ricos y pobres; sería un mundo, con Gobierno Patriarcal; un sólo gobierno universal; un gobierno con leyes comunes; al ambicioso no le gusta la ley común; aunque sepa que es la más justa; tal como la divina Vara; que es común a todos; la divina Vara es justicia viviente; cada espíritu sin excepción alguna, la vió y la conoció en el Reino de los Cielos; alternó con ella; y prometió someterse a ella; como parte de su propia evolución; negar la divina Vara, es negar su propia eternidad; estando Dios en todas partes como se enseñó, está también en la divina Vara; como está en toda doctrina viviente; por el fruto se conoce el árbol; quiere decir que toda doctrina salida directamente del libre albedrío del Creador, supera a todas las demás; todos los pensadores que han creado doctrinas, las han pedido en el Reino de los Cielos, y se les concedió; como se concede todo destino de vida; son espíritus venidos desde infinitas galaxias; que han avanzado en filosofías; y piden probarlas en planetas de pruebas como lo es la Tierra; y en medio del pensar humano, el divino Padre coloca su propia Revelación; la coloca silenciosamente; valiéndose de los hijos humildes; que son primeramente probados por el divino Padre; para saber si tal espíritu es de Dios; si no tiene otros señores; pues el divino Padre a nadie obliga; los hijos escogidos pasan pruebas espírituales, que no las pasa el resto de los espíritus; y si el resto pasa ciertas pruebas, su causa es otra; hay pruebas propias del espíritu; que son deudas pendientes del pasado; como también pueden ser premios; de todo hay en el rebaño del Señor; las otras pruebas espírituales, son impuestas por el divino Padre, a todo hijo que tiene una determinada misión; ¿no pasástes tú, hijito pruebas espírituales? así es divino Padre; por tu gracia divina, las pasé y gané una inmensa experiencia; supe en la medida que tú lo quisistes, que es lo que ocurre en lejanas galaxias; sí hijito; todo cuesta en la vida; hasta mi divino Hijo Primogénito, dió su vida en su divina misión; dió el ejemplo a todo revolucionario; porque dentro de los mismos revolucionarios, ninguno es superior a un padre solar; esto es hablando en jerarquía espíritual; exsisten muchas causas por las que se lucha; más, la suprema de todas, es aquélla que defiende los mandatos del Creador del universo; pues de Él, salieron los pensadores y los revolucionarios; todos son escencias microscópicas salidas del Padre; lo que el divino Padre tiene en infinito, los hijos lo poseen en grado microscópico; la divina Vara actúa en todo el universo; hasta satanás es juzjado por ella; nadie está fuera de ella; pues donde exsista un productor de ideas, allí está la divina Vara; en lo más recóndito de la idea; pues siendo el universo viviente y expansivo, también lo es su divina Vara; la divina vara está por lo tanto en la materia y el espíritu; está arriba como abajo; está en el macrocosmo y en el microcosmos; está en todos los elementos de la materia; está en su más microscópica forma, que es la idea; la común idea que a diario crea vuestra mente; y que tan poca importancia habéis dado en la vida; escrito fué que todo humilde y todo olvidado serán los primeros; está divina parábola, empieza por vuestras propias ideas; preguntáos ¿existe en vosotros algo más microscópico que no sean vuestras propias ideas? ciertamente no exsiste en vosotros algo más microscópico que vuestras ideas; nunca en la vida, os fué dado verlas; cuando viajan al espacio; y son recogidas por las divinas naves plateadas que vosotros llamáis platillos voladores; y tened la seguridad, que todas vuestras ideas, son juzjadas; son pesadas por las divinas Balanzas Solares; y medidas por la divina Vara; todas sin excepción alguna desde las que creásteis, de las que estáis creando y de las que crearéis; sólo no son juzjadas sino, que son destinadas; es decir se forma con ellas espíritus, planetas y soles; pues materia y espíritu son una misma escencia en la creación viviente del eterno Padre; siendo una misma escencia, se manifiestan en diferentes formas; conservando sus libres albedríos vivientes; esto significa que la vida es una forma geométrica y relativa al instante y tiempo en que vive; el instante es el mandato; el tiempo, la duración de vida en el divino mandato; cada vida es un cambio en el mismo espíritu; y cada cambio lo empuja a conocer nueva materia; nueva filosofía; nuevo destino; una relatividad más; una forma de criatura más; es así que la actual forma humana, es producto de su propio pasado; de sus pasados pensares; es el libre albedrío guiando al libre albedrío; para llegar a una determinada forma, hay que previamente moldear la futura forma; la forma se toma de vuestro propio conocimiento; de vuestras propias ideas; es por eso que fué escrito: Cada uno se hace su propio cielo; según la responsabilidad que se tuvo en la vida, así será la forma futura de vuestra exsistencia; no hay exsistencia sin que no se tenga responsabilidad; mis divinos Mandamientos, os fueron dados, para que en vuestras vidas, surgieran ideas sanas; amorosas y humildes; porque de ellas nacen vuestros propios paraísos; de las ideas malas, los futuros infiernos; las ideas os esperan en el Reino de los Cielos; pues siendo ellas microscópicas y humildes, son grandes en la morada del divino Padre; y todos son jerarquías solares; que esperan en un sueño viviente, nuevo destino; sueño viviente significa que todo sueño es una vida en actividad, en otras dimensiones; en microscópicos microcosmos; se sueña y a la vez se vive; es un sueño celestial; en que un segundo de tiempo celestial, equivale a un siglo terrenal; allí todo es angelical; nada perturba la inocencia de las ideas vivientes; incluso son ajenas a la influencia mental; de las criaturas que las crearon; allí todo es alegría eterna; todo emana amor; no exsiste los pesares; es la eternidad hecha dulzura; de estos universos de ideas vivientes, el divino Padre Jehova, escoge la divinas alianzas; de las que serán las futuras virtudes; que acompañarán al espíritu-sol en una nueva exsistencia; es como un imán, que se atrae a pequeños imanes; una comparación material; para el entendimiento humano; que sólo comprende escasamente su microscópico presente; estas divinas alianzas son las que dan lugar, a la formación de nuevas criaturas; conocidas como nacimientos; dar a luz; reencarnaciones; todas explican lo mismo; una ley se puede dar a conocer de muchas formas; y no por eso deja de ser la misma ley; por lo tanto la sucesión de exsistencias, es ley de vuestro propio progreso; es haber vivido otros sudores de frente en otros mundos; es vuestro propio mérito; por las exsistencias del pasado, sóis ahora seres humanos; y sin las exsistencias que tuvísteis, nada seríais; seríais la ignorancia en su máxima expresión; mi divina palabra también lo dice: Hay que nacer de nuevo, para ver el Reino de Dios; es lo mismo que decir: Hay que reencarnar de nuevo; hay que entrar en nuevos cuerpos de carne; salidos de vuestras anteriores envolturas; de vuestros anteriores conocimientos; de vuestros anteriores esfuerzos de perfección; de vuestras anteriores experiencias; así como en la Tierra la ciencia humana busca nuevos inventos, así también el divino Padre perfecciona a sus espíritus; lo de arriba es igual a lo de abajo; más, todo salió del Padre; la individualidad la moldeáis vosotros; más, vosotros salísteis del divino Padre; os creé y os dí libre albedrío; sóis hijos del eterno fuego; y retornáis al fuego; como retorna toda presencia viviente suspendida en todos los espacios, cielos, galaxias, universos, planetas; pues todo es salido del fuego; un divino fuego que todo lo materializa; y exsiste en él, la más infinita variedad; una variedad que dá nacimiento a otras; en una cantidad tal, como vuestra mente pueda imaginar; vosotros en medio de este infinito, estáis recién aprendiendo del universo; sóis como los bebés; que habiendo nacido, aún no comprenden el ambiente que les rodea; sólo tienen intuición de ello; y todo el infinito que aún no comprendéis, fué igual que vosotros; fué microscópico; y lo fué cuando aún no estaban los actuales universos; la sucesión de los universos, nadie la puede calcular; ni aún naciendo de nuevo en cantidades infinitas; sólo el divino Padre lo sabe; como sabe todo el futuro universal; han habido por lo tanto, infinitas divinas varas; pues habiendo imperfección, tiene que haber una medida de justicia; toda justicia es un reconocimiento superior; es una filosofía de la convivencia; se necesita vivir sin atropellos; más, la justicia terrestre carece de honradez; pues no juzja guiándose por mis divinos Mandamientos; juzja por intereses pasajeros; y te aseguro hijito, que ningún falso juez, llevará en su pecho el Corderito de Plata; porque serán juzjados con la mayor severidad; ningún falso entra en el Reino de los Cielos; están en la misma ley de los llamados ricos; ¡jueces de la Tierra! ¡Como maldeciréis el dinero! pues por comerciar la justicia, seréis condenados; en el Reino de los Cielos, pedísteis la filosofía de la justicia material; y os fué concedido; se os hizo ver, la enorme responsabilidad que os poníais entre las manos; prometísteis dar protección al humilde; el divino Cordero de Dios os despidió; antes de venir vosotros al mundo; a él prometísteis aplicar una amorosa justicia; pero escrito estaba que no se puede servir a dos señores; ó se sirve a la justicia desinteresadamente, ó se sirve a la justicia corrompida; en vuestros libres albedríos, quedó grabado por toda la eternidad, el camino que tomásteis; nadie os obligó; y os diré que son contados con los dedos, los jueces que son salvos; escrito fué que los humildes son los primeros; que ellos debieron tener lo mejor; y la más justa justicia; pero veo que habéis hecho lo contrario; habéis favorecido al rico; al que de antemano estaba condenado en la justicia divina; habéis sido rigurosos para con el pobre; no lo defendísteis contra estos demonios; abandonásteis a mis elegidos; divino Padre amoroso, ¿qué justicia tiene un falso juez terrestre? te lo diré hijito: deberán pagar cada segundo de tiempo, que duró una injusta condena; por cada hijo que injustamente fué víctima de un demonio injusto; más, los reclamos de cada porito de carne; de los cuerpos que en las cárceles fueron mutilados; todo hijo pide también pruebas en la vida; pruebas, dentro de la prueba de la vida; cada tragedia que a ocurrido y aún ocurren en el mundo, fueron pedidos por los espíritus en el Reino de los Cielos; siendo las deudas infinitas; son también por sus características, infinitas; y las formas de pagar las deudas, también lo son; los pedidos de ajusticiamiento antes de venir a los mundos, son infinitos; y todo se concede; todos quieren levantarse después de una caída; todos ven la gloria eterna después de cada exsistencia; después de unos instantes de ausencia de la eternidad; la enorme variedad de destinos, se debe únicamente a esta causa; y todos tienen olvido de su pasado; este eterno vivir en que la criatura cae y se levanta, es proporcional al avance de cada uno; más todos, quieren probar todo; pues mientras más se sabe, mayor se es en el Reino de los Cielos; mayor es la jerarquía espíritual; mayor poder se tiene en la creación; y más se acercan los hijos, a su divino Creador; no exsiste otro camino que no sea la sabiduría, para acortar el camino; el ejemplo supremo el mundo lo conoció; lo conoció en mi divino Hijo Primogénito; él tenía poder sobre toda la naturaleza; daba vida; resucitaba a los muertos; era grande y poderoso en ley de creación; rehacía lo que había sido destruído; ejemplo mayor de poder, no a conocido el mundo; ni conocerá; que no provenga del divino Primogénito; por algo es primero; más, él no dió importancia a su propio poder; porque era humilde; para él tuvo importancia la palabra viviente; la ley; la doctrina; que a perdurado a través de los siglos; su divina doctrina, también fué prometida en el Reino de los Cielos; la diferencia, es diferencia de mérito; él pertenece a la Trinidad Solar; él fué lo que ustedes recién serán; él fué primero después del divino Padre; es lo que se llamaría, el sucesor del Eterno; más, nunca habló de sí mismo; era sencillo y amoroso; sabía que los monitos humanos, tendrían que recorrer, lo que él ya recorrió eternidades atrás; cuando aún no nacían los mundos de la carne; y no estaban los actuales soles del espacio; su ley no era ley de este mundo; pues su evolución era otra; de donde yo soy ustedes no pueden ir dijo él; y ciertamente tendréis que nacer de nuevo, en grado infinito; y aún no le alcanzaréis; no obstante que su divina Trinidad está en vosotros mismos; tal como lo está el Padre; pues leía toda mente viviente; es decir que también el divino Primogénito está en todas partes; lo que posee el Padre, lo posee el hijo; forman la comunidad solar; el comunismo en la Trinidad; el mismo comunismo que a brotado en el gérmen de los monitos humanos; una herencia adormecida; una filosofía en gérmen; con fuerza expansiva; una revelación que esperaba su tiempo; como todas las demás filosofías; el comunismo es y será la doctrina final en todos los mundos; es la misma filosofía que reina en la morada del Padre; todos los espíritus nacen comunistas por divina herencia; en sus primeras fases de sus nacimientos, que es la inocencia, los espíritus no conocen filosofía alguna; para ellos el universo es la morada común; más adelante todo espíritu pide conocer la vida; la vida en los infinitos planetas; pide ser como los soles; pide conocer filosofías vivientes; y pide nacer de nuevo; sabiendo con anticipación que las filosofías que pide en su libre albedrío espíritual, son cortas; efímeras; y eternamente relativas; toda filosofía es probada; y es juzjada; toda filosofía es un pedido hecho al divino Padre; y todo se concede; aún sabiendo el divino Padre, de las futuras caídas y desvíos que tendrá el espíritu; hasta el error es experiencia; también es probado; también lo pide el espíritu; pues lo desconoce; está recién empezando el camino de la perfección; y todo empezar empieza por el error; de la inseguridad se pasa a la seguridad; de la incertidumbre a la certidumbre; de la desconfianza a la confianza; del desengaño a la sorpresa agradable; de la tiniebla a la luz; todo cuanto os suceda y sucederá, vosotros mismos lo pedísteis en el Reino de los Cielos; nadie está obligado a venir contra su voluntad a la vida; así como en la Tierra a nadie se puede obligar a ciertos deseos; igual ocurre en el Reino de los Cielos; lo de arriba es igual a lo de abajo; y es así hijito que a todos esos hijos que quise que vieran tus escritos, lo hice con la divina intención de que fueran los primeros; ellos lo pidieron así en el Reino de los Cielos; y el divino Padre vió que había mérito para ello; más, sabía que en la Tierra me iban a despreciar; y aún así, les fué concedido; es por eso hijito que te ordené amorosamente, que fueras donde ellos; las innumerables cartas que te hice escribir, no tenían otro objeto; las visitas que hicísteis a muchos hogares é instituciones, igual; tenía por objeto hacer cumplir lo que estaba escrito en el Reino de los Cielos; más, todos los que pidieron ser los primeros me rechazaron; a pesar que les dijístes que tenías telepatía permanente; ninguno se tomó el trabajo de estudiar la nueva Revelación; fueron cómodos; juzjados serán; pues sabían en sus culturas, que primero está Dios por sobre todas las cosas; distinta sería la ley, si hubiesen sido ignorantes; ¿a qué se debe este desprecio divino Padre? sabia pregunta hijito; este desprecio hijito, se debe a la ilusión que tiene el espíritu sobre la vida que acostumbró llevar; es una ilusión que desemboca en la incredulidad; pues es producto de herencias demoníacas; es decir formas de vivir, sin tomar en cuenta mis divinos Mandamientos; estos hijos que muy pronto llorarán, fueron influenciados por el materialismo; por la roca del egoísmo humano; y por la ignorancia de sus padres; estas causas se han extendido por toda la Tierra; pues no habrá quien se lamente y llore por causa de ellas; y no habrá quien no las maldiga desde el fondo de sus corazones; pues por causa de ellas, millones y millones de mis hijos, no entrarán al Reino de los Cielos; esta ilusión que pierde a los hijos, puesto que los aleja de la humildad, ya había sido enseñada al mundo; antes que éste hubiera nacido; escrito está en los Libros Solares, que el divino Padre dijo a la primera pareja humana: De todos los árboles y sus frutos comeréis; más, no comeréis del árbol de la ciencia del bién; quise decir para las futuras generaciones: No os alimentéis de filosofías pasajeras; ilusorias; efímeras; que ellas son también probados; en mi divino libre albedrío, las filosofías las mencionó como árboles; árboles galácticos; cuyas semillas son los mundos mismos; entre esos árboles, está el dinero; el que otorga bienes; el que compra las conciencias; el que corrompe; el que hace que mis hijos se peleen como lo hacen las fieras; Adán y Eva poco sabían de este árbol podrido; es por eso que fueron advertidos; y fueron probados en obediencia; así ellos lo pidieron en el Reino de los Cielos; y les fué concedido; fueron leyes propias para ángeles que comenzaban a probar filosofías planetarias; cuyo número se confunde con el infinito mismo; pues no fué ni será la primera caída; vendrán infinitas más; como las innumerables caídas que a diario ocurre en los espíritus humanos; lo de arriba es igual a lo de abajo.-

Escribe: EL ALFA y LA OMEGA